Cuando apagues la luz

El contacto físico desborda cuando dos amantes alejados desean verse de nuevo, es sed, es hambre, es necesidad. Es miedo. Y al reencontrase, el sexo, ese lenguaje irracional y puro, emana de las tripas, les abrasa, es instintivo y primitivo.

Hit enter to search or ESC to close